Cerveza “Ofrenda” de la Cervecería Calavera

Al comienzo de la nueva era de la cerveza en México, la Cervecería Calavera, fundada en 2008, ya era una de las precursoras en la industria de esta bebida en nuestro país. Fue hasta el 2013 que, según algunos expertos, la cerveza mexicana por fin encontró su camino.

Con una reducida plantilla, Gielbert Nielsen y su esposa Elizabeth Rosas abrieron formalmente la Cervecería Calavera en una pequeña calle de la colonia Puente de Vigas, en la periferia del Estado de México; después de haber producido cerveza para consumo propio, haberla compartido con sus amigos y caer en la cuenta de que era una excelente oportunidad de negocio.

Gielbert, de origen danés, aprendió de su abuelo el oficio de brewmaster, quien también fabricaba cerveza y vino. Al lado de Elizabeth, ambos recrean cervezas tradicionales de Bélgica, pero dejan espacio para echar a volar su imaginación e imprimir en sus bebidas un carácter diferente con el uso de productos e ingredientes mexicanos.

Un gran ejemplo son sus cervezas de temporada, creadas para recordarnos que cada momento es especial y digno de celebrarse acompañado de una bebida que esté a la altura de los platos de temporada. Entre los doce tipos diferentes de cervezas que producen, llaman la atención la especiada con chiles, la perfumada con hoja santa, y quizá la más interesante sea la cerveza Ofrenda, que captura la esencia de un altar de muertos.

Su distribución comienza a mediados de octubre, precisamente para poder disfrutarla durante los preparativos y las celebraciones de día de muertos, aunque, tratándose de una cerveza artesanal puede suceder que los calendarios de producción se retrasen un poco. Esta cerveza tripel, típica de Bélgica, incluye en su preparación auténticas calaveritas de azúcar, fruta caramelizada, calabaza en tacha y malta de trigo para representar el imperdible pan de muerto.

Sus lotes son de 5000 litros, pero cabe mencionar que no todo el mágico brebaje es embotellado. Parte de la producción se envasa en barriles de diferentes capacidades. Esto nos da un total de aproximadamente 10,000 botellas de 355 ml. Orgullosamente, este año, Cervecería Calavera exportó por primera vez algunos barriles a Estados Unidos para compartir con el mundo a través de su cerveza, el perfume del día de muertos.

Como si fuera un verdadero ritual, Gilbert y Elizabeth eligen cada año una etiqueta diferente para la botella, eso sí, hecha por un artista de su estado. Las calaveritas de azúcar que se trituran para ser depositadas en los tanques de fermentación, tienen impresas en la frente el nombre de cerveceras compañeras y amigas para darle buenas vibras a la producción anual de este elixir. Su alto contenido en azúcar la convierte en una cerveza fuerte y muy alcohólica, pero sutil gracias a los aromas frutales que produce la levadura de abadía trapense con la que se fermenta.

Ligeramente turbia y con una espuma densa y clara, esta cerveza de temporada es perfecta para acompañar moles dulces, chiles en nogada, calabaza en tacha, mermeladas de frutas y más. La temperatura ideal para su consumo está entre los 10 y 12°C por su alto contenido de alcohol (10% Alc. Vol.)

No pierdas la oportunidad de probar este producto 100 por ciento hecho en México, que gracias a su elevada demanda está disponible sólo por una corta temporada. Siendo una cerveza que encierra en una botella todos los atributos de una celebración que todos los mexicanos amamos, es difícil aceptar que al comienzo de la primavera ya no queden ejemplares y que haya que esperar al menos medio año para volver a deleitar nuestros sentidos con su original sabor.

Si quieres saber más de Ofrenda o de la Cervecería Calavera visita www.facebook.com/cerveceriacalavera/

Please follow and like us: