Josefina López Méndez

Oaxaca es un estado lleno de sabores y tradiciones que han inspirado a un gran contingente de cocineros a reproducir las recetas de su pueblo. Josefina López Méndez se sumó a este grupo cuando descubrió su pasión por crear, probar y disfrutar los alimentos.

Esta joven heredera de la sazón de sus abuelos y padres, decidió darle una nueva cara a las recetas familiares, respetando sus principios –es decir, su alma- y aportando su manera de entender la vida. Para ello se graduó como Licenciada en Gastronomía por la Universidad Anáhuac Oaxaca y desde ese momento no ha dejado de aprender de cada uno de los lugares en que ha colaborado; Hotel Camino Real en Huatulco, Banquetes Carmelita, Casa Oaxaca Restaurante, Pitiona, y actualmente Chapulín en la Ciudad de México.

“Conocer al chef Pablo San Román (Denominación de Origen) me ha hecho entender que la cocina es disciplina, de Mikel Alonso (Biko) aprendí que la cocina es dedicación, de Alejandro Ruiz (Casa Oaxaca) admiro su paciencia y el amor que siente por Oaxaca y sus raíces; de José Manuel Baños (Pitiona) admiro su excentricidad para tomar riesgos, de Antonio de Livier (La panga del impostor) he aprendido que la cocina es súper divertida y llena de sorpresas, y de Carlos Omar Galán (Guzina) su fuerza de voluntad para hacer que las cosas sucedan” comentó la chef López sobre las personas que la han inspirado.

Para continuar con ese aprendizaje que la motiva, y avivar la admiración que siente por sus colegas de fogones, ha participado en diferentes festivales de cocina a lado de José Manuel Baños entre los que destacan El Saber del Sabor en Oaxaca cuyo anfitrión es Alejandro Ruiz; Madrid Fusión 2012 con una charla en Guanajuato titulada “Magia, cocina y ciencia”; Food and Wine, Cancún 2013, entre otros festivales, así como en la impartición de talleres en universidades de Oaxaca.

Desde hace un poco más de un año, Josefina encabeza la cocina de Chapulín, ubicado dentro del Hotel Presidente InterContinental de Polanco, que a comienzos del mes de noviembre festejó su primer aniversario.

Este restaurante oaxaqueño inspirado en la historia de nuestro país, busca homenajear la diversidad y riqueza cultural, aportando siempre el toque de casa. La carta es un compendio de conceptos prehispánicos con interpretaciones contemporáneas, desde la clásica sopa de fideos con frijol, pasando por el pescado a la talla, unas enigmáticas hormigas chicatanas, hasta un pulpo a las brasas, así como vino, mezcal y cerveza artesanal de la casa. Todo con el sello inconfundible de la chef Josefina.

Seguiremos al pendiente de la evolución profesional de este joven talento, ya que su trabajo lleno de dedicación y corazón la llevarán muy lejos.

Please follow and like us: