Un nuevo espacio de cerveza artesanal en el Sur

En el corazón de San Ángel llegó desde hace unos meses un lugar para disfrutar, de manera casual y divertida, lo mejor de la cerveza artesanal mexicana e internacional.

En amargura número cinco se encuentra un mercado gourmet, en el que si llegas al fondo podrás disfrutar de un compendio de locales destinados al disfrute culinario. Obviamente la cerveza no podía faltar, por lo que El Bebedero se posicionó como el nuevo templo de esta bebida fermentada al el Sur de la Ciudad de México.

Entrevistamos a Mario Escobosa, socio del establecimiento y de la Cervecería Primus, para que nos cuente sobre este gran lugar, así como de sus dos nuevas propuestas, que a pesar de tener medio año con ellas, siguen siendo novedosas y muy solicitadas.

“Desde el día uno estábamos más que puestos”, nos comentó con una sonrisa en la boca, pues después de su participación en el Beer Garden del Mercado Roma, los socios de Primus estaban convencidos que esta nueva etapa cosecharía grandes éxitos.

Con un espacio privilegiado a la entrada de la zona de comida, la esquina que ocupa El Bebedero cuenta con cuatro tomas de cerveza de barril, que van cambiando según la producción que se tenga en ese momento. Además, en las cervezas de botella ofrecen toda la línea ya conocida de la casa Tempus, así como otras internacionales provenientes de Escocia, Estados Unidos, Alemania y Bélgica, entre otras. “Por el espacio no podemos tener todas las cervezas que manejamos, pero siempre encontrarán una selección muy variada con la mejor calidad” nos contó al respecto.

 

La idea principal de El Bebedero no es solamente el dar a conocer la gran variedad de cervezas artesanales del mercado “deseamos crear un esquema de maridajes, donde con el apoyo de los demás locatarios, podamos generar combinaciones interesantes entre nuestras cervezas y sus alimentos, con la finalidad de que el púbico conozca y experimente todas las posibilidades organolépticas y gastronómicas de las cervezas” afirmó. “

Jabalí, el lado salvaje de las lager.

 

Desde que se conformó Nueva España, la cerveza ha sido parte importante de nuestro país. En 1845 se estableció “La Pila Seca” iniciando con la costumbre de las cervezas lager, las cuales desde el norte hasta el sur del territorio, han seducido los paladares mexicanos con sus diversas variedades.

Siguiendo esta costumbre, cervecería Primus creó dos nuevos integrantes de la familia, las cuales, como su lema lo dice, reflejan la parte salvaje de las lager.

Jabalí es su nombre de pila; Hellesbock y Bock son los apellidos de estas rebeldes propuestas. La primera es una cerveza clara, que al contrario de lo que se piensa, es la más fuerte del dúo; con aroma dulce, notas florales, cítricas y especiadas, que acompañadas por un amargor persistente, un cuerpo robusto y 8 grados de alcohol, engañaría en una degustación a ojos cerrados, pues claramente concuerda con la idea de complejidad que sólo le otorgamos a las cervezas oscuras.

Por otro lado está la Bock, una cerveza obscura de reflejos rojizos, de cuerpo igualmente robusto pero con 6.3 grados de alcohol, con notas a malta tostada y un ligero dulzor; elementos que le aportan carácter, pero comparándola con la anterior es menos intensa y compleja, pero muy refrescante.

Ambas, en palabras de Mario, son grandes exponentes de la cerveza lager, que lejos de buscar ser una competencia para las bebidas comerciales, bien posicionadas en el mercado, buscan crear una nueva visión no sólo del estilo, sino también refutar las ideas falsas sobre las cervezas claras y oscuras, así como de los alcances de la cerveza artesanal mexicana.

Please follow and like us: