S. Pellegrino y Acqua Panna, armonía gourmet

Por Carlos Garrido

“El agua es incolora, inodora e insípida”

Esa es una afirmación que escuchamos desde que éramos pequeños y que hemos repetido a través del tiempo. Tal es la fuerza que ha tomado, que sigue siendo considerada una rotunda verdad por muchos. Para desmentir esa creencia, las marcas S. Pellegrino y Acqua Panna organizaron una cata de agua, en la que también mostraron la forma correcta de armonizarla con los alimentos.

A primera vista, todos los vasos servidos parecían iguales, pero fuimos guiados por la sommelier Michelle Carlin, quien nos explicó paso a paso cómo realizar la cata para conocer las principales diferencias entre un agua y otra.

¿Cómo se cata el agua?

Catar el agua significa concentrar todos tus sentidos para clasificar sus méritos y defectos a través de un análisis sistemático.

  1. Primera evaluación de frescura: abre la botella, sírvete el agua en un vaso apropiado y limpio; toma un sorbo generoso.
  2. Análisis visual: levanta el vaso hasta la altura de los ojos y luego bájalo para observar el agua desde arriba. Observar el agua horizontalmente y verticalmente permite avaluar si contiene partículas extrañas, tiene colores anormales o pierde efervescencia en el caso de las aguas gasificadas.
  3. Perspectiva olfativa: lleva el vaso bajo tu nariz e inspira profundamente varias veces con los ojos cerrados para obtener un resultado objetivo.
  4. Análisis gustativo: toma un sorbo y déjalo reposar en la lengua; a continuación, deja que el agua circule por toda la boca. Lleva el agua hasta la parte trasera de la lengua y traga. Esto permite evaluar la acidez, el sabor, la estructura, la ligereza y la sensación en boca.

Luego de este sencillo pero interesante ejercicio, descubrimos que son los minerales, la textura y la acidez de S. Pellegrino y Acqua Panna -ambas con un gran balance de todas estas características- los factores que permiten su armonización con cualquier plato, incluso maridando con vinos.

Tips de armonización

Pellegrino

Por sus finas burbujas, con persistente efervescencia y rica mineralidad, es el agua ideal para acompañar:

  • Vinos tintos, estructurados, ricos en taninos y de elevada acidez.
  • Platos ricos en sabor, untuosos o especiados, como carnes rojas y quesos.
  • Cafés intensos, astringentes y de gusto fuerte como el espresso.

Acqua Panna

Por su bajo contenido de sales y ausencia de gas, es el agua de mesa ideal para acompañar:

  • Vinos suaves, ligeros y frescos
  • Platos delicados, como ensaladas, mariscos y pescados.

Cafés ligeros, americanos, macchiatos, cappuccinos y lattes.

Please follow and like us: